El Saler, un campo que no te cansas de jugar

| Golf |

Pin It

Dice la leyenda que Dios castigó a los escoceses con el golf, pero los reconfortó con el whisky. Y bastante de cierto tiene la leyenda porqué es fácil ver a los jugadores escoceses disfrutar de su bebida más popular después de haber jugado unos hoyos.

Sobre el mundo del golf no existe una documentación histórica que genere un fiabilidad a la hora de situar su nacimiento y el inicio de su práctica.

Se habla que fue un juego que practicaban los pastores mientras las ovejas o los carneros pastoreaban. Con sus bastones golpeaban las piedras, tratándolas de acercarlas a un punto determinado.

Las referencias que he encontrado siempre las sitúa en un juego que desciendo de los primeros juegos parecidos al hockey.

Si que es verdad, que la poca documentación que existe, sitúa al golf en Escocia, y la que he conseguido reunir proviene de Wikipedia, pero existe muchos datos poco corroborados, por lo qué si buscáis algo sobre la historia del golf, recuráis a esta web, pero con alguna reticencia.

Lo que si es verdad, es que los primeros campos que aparecen lo hacen en Escocia, y algunos de ellos muy cerca del mar, atendiendo al nombre o denominación de Links.

Campo de golf de El Saler.

Campo de golf de El Saler.

La definición de este término lo podríamos enlazar a aquel terreno destinado a la práctica del golf, y cuya orografía apenas se cambia, manteniendo la totalidad de los elementos que le rodean: árboles, desniveles…

Junto al término links, los americanos introdujeron el de Country, y la diferencia más notable es que en la mayoría de los campos americanos la transformación del terreno es total, salvando muy poco de la orografía natural. Aunque si que es verdad, que en la costa oeste americana, en concreto en la península de Monterrey, existen dos campos: Pebre Beach y Ciprés Point que tienen mucho más de Links que Country. Ambos campos han acogido numerosas veces el prestigioso Open Usa.

Sin lugar a dudas, todo aquel que se precie de amar este juego, una de sus máximas es jugar un día el links más prestigioso del mundo; The Royal and Enciente Golf Club of Set Andrew. Pasear sus calles, patear sus anárquicos greenes, y por supuesto cómo no, intentar sacar la bola de sus profundos bunker (trampas de arena) que han sido obstáculos insalvables para muchos golfista en sus anhelos por conseguir The Open.

Si intentan alcanzar ese sueño; les diré a los que estén interesados en jugarlo, además de pagar su costoso ticket (casi 600 euros), deberá de esperar varios meses y su hándicap no debe de ser superior a 18.

Es por ello, que aquellos que quieran jugar un gran campo sin salir de España, y sin lugar a dudas, el link más escoces fuera de las islas británicas; El Saler es su campo.

El campo de El Saler, es obra de Javier Arana; sin lugar a dudas el mejor diseñador español de campos de golf de la historia. Decir que El Saler es su obra maestra –para mi lo es- sería injusto, sobre todo porqué los campos que Arana diseñó son magníficos campos: Club de Campo (Madrid), Ulzama (Pamplona), Neguri (Bilbao), Rio Real (Marbella), RACE (Madrid), Aloha (Marbella).

Con semejante trayectoria a la hora de diseñar campos de golf, es difícil decir cual de ellos es el mejor. He jugado algunos de ellos, y todos enamoran por su diseño, por su recorrido, pero como El Saler es mi club, y es mi campo habitual, siempre diré que este link, sin duda, es la obra cumbre de Javier Arana.

El Saler lo tiene todo para disfrutar de este juego. No he conocido a nadie que haya jugado conmigo (sin ser abonado del campo) que una vez finalizado el recorrido, no me haya dicho las lindezas del campo, y eso que más de uno se llevó algún 8 ó 9 en el zurrón de la tarjeta. Incluso, un servidor, con más de 30 años de experiencia en este campo, raro es el día que mi tarjeta no se emborrone a causa de algún desaguisado.

Campo de golf de El Saler.

Campo de golf de El Saler.

El Saler se encuentra en El Parque Natural de L´Albufera, su construcción se data en 1968 como anexo al Parador Nacional de El Saler. Y su diseño es una buena muestra de las inquietudes que poseía Arana a la hora de construir un campo.

Es un campo largo, sus calles son anchas aunque con muchos desniveles (es difícil dar un golpe en plano, salvo en el tee) y sus greenes oceánicos; lo cual no te asegura el par, una vez lo hayas alcanzado. Otro aspecto básico en sus diseños, es que hace que el jugador mueva la bola desde el tee, exigiendo que el jugador cierre la bola en los golpes de salida (jugar al drop). El campo está plagado de bunkers, y si fallas la calle de salida, es complicado alcanzar el Green y conseguir el par.

Como he dicho, la distancia es notable, por lo que los hierros largos:3,4,5 ó 6 son una constante para el jugar que quiera vencer a este campo. También tiene que ser ducho en el golpe corto y por supuesto en el Green, que aunque no hay grandes caídas, calcular la distancia y la fuerza a aplicar en el golpe de putt, es la mayor dificultad con la que se encuentra un jugador. Visto lo visto, y jugado lo que he jugado, para jugar en El Saler tienes que dominar todas las facetas que exige este juego.

A diferencia con otros campos, El Saler no tiene esos llamados “hoyos de recuperación”. En ninguno de sus pares 5, puedes llegar de dos, y en sus pares 4, los hierros 3, 4 ó 5 difícilmente te los quitas de encima. Por no hablar del 6, 16 ó 18 cuando la madera 3 es la que tienes que jugar si quieres alcanzar de dos el Green.

Campo de golf de El Saler.

Campo de golf de El Saler.

Solamente hay dos hoyos que puedes jugar un palo corto de segundo golpe, el H. 9, un par tres de 125 m. Y el H. 13 un par cuatro de unos 310 m.

Que se encuentra un jugador cuando llega a El Saler. Para empezar les diré que el diseño de este campo facilita el juego a drop ( de derecha a izquierda) que al face ( de izquierda a derecha). En la mayoría del campo las salidas las tienes que jugar así, incluso las entradas a Green, también.

Los 4 primeros hoyos son complejos. El H. 1 es largo (375 m.) y muy bien defendido por un bunker a la derecha y con un pequeño desnivel por la izquierda. El H. 2 tiene una caída de drive ancha, pero a poco que abras la bola, ésta caerá en los dos bunker, uno por lado, lo que hace casi imposible alcanzar Green, que para mayor dificultad, lo encontramos en dos plataformas.

El H. 3 en un par 5, que tienes que jugar con drop muy marcado, si pegas el drive recto, acabas en un inmenso bunker o en una pequeña arboleda. De segundo golpe, es bueno jugar un hierro 4 ó 5 defensivo, si juegas una madera 3, puedes encontrarte en problemas. Para enfrentarte al tercer golpe, los tienes que hacer con precisión, pues te encuentras un bunker inmenso y alargado a la derecha, y uno corto a la izquierda. Si pones la bola en el tapete, y dependiendo de donde este la bandera, te puedes enfrentar a un putt interminable.

El H. 4 es el primer par tres de la vuelta, y  precisión es lo que necesitas, pues el Green está defendido por tres bunker (dos a la izquierda y uno a la derecha) y un gran desnivel.

La llegada al tee del H. 5 es un primer momento de relajación, pero tampoco se crea que el par es fácil El drive es ancho, aunque hay dos bunker a la derecha. De segundo golpe puedes pegar un hierro 5 y para entrar puedes dar un wegde o un 9, dependiendo donde esté la bandera. Se complica un poco si la bandera esta en el desnivel de arriba.

El H. 6 es el coco de la vuelta, primero por distancia, casi 390 metros, segundo porqué si fallas la calle, te puedes encontrar todos los problemas del mundo. Y para incrementarlos, hace unos años se volvió a abrir un bunker original que se encuentra en mitad de la calle, y que se come las bolas como si fuera un glotón. El segundo golpe, si quieres coger Green, tienes que dar una madera 3 impecable y recta como un hilo, porqué si la abres o la cierras, tendrás todos los problemas del mundo, y es posible que cargues la tarjeta de golpes.

Después vienen tres hoyos que dependiendo de la salida que des puedes encontrarte con golpes sencillos de entrada al Green. Pero ojo con el 8. A la derecha tienes un bunker y una duna milenaria que también se suele comer las bolas.

Cuando llegas al H. 10, te encuentras  dos tee de salida. Si está arriba, ten cuidado con cerrar la bola; despídete de ella. Yo suelo jugar una madera tres para asegurar la calle. Si la salida está bajo puedes jugar el drive, pero cuidado, no la abras, sino tendrás problemas. El H. 11 es un par 5 complicado. La salida tiene que ser perfecta, al igual que el segundo golpe, así tendrás un 3 golpe más factible, pero la entrada al Green lo tienes que hacer muy bien, pues éste está defendido por un bunker a la derecha y por un pino a la izquierda.

Después nos encontramos con el H.12, un par 3 defendido por dos bunker a la derecha, y por uno inmenso a la izquierda. Si la bandera está al fondo, puedes dar hasta un madera 3 para alcanzar bandera.

El H.13, como he dicho al principio es de recuperación, pero tampoco se relaje. El H. 14 es un rompe vueltas. A la caída del driver te encuentras un gran bunker, y el Green lo defienden dos grandes bunker, y todo él es en subida. El H. 15, es el par 5 más largo del campo, 505 m. Una salida larga, y una madera 3 perfecta y recta, dos bunker ( uno a la derecha y uno a la izquierda) hace que el hoyo se complique. Si consigues eludirlos, te encontrarás con un Green bien defendido por dos bunker, uno por lado, los bueno del Green es que es bastante franco.

El final del recorrido es complicado. Te encuentras con tres hoyos largos y complejos, sobre todo si el viento viene de levante (el más común en el campo). El H. 16 (360 m.) una buena salida y una madera 3 o un hierro 4 son las opciones; como no, también está bien defendido. Y volvemos a una tónica muy generalizada; alcanzar Green, no te garantiza el par.

El H. 17 también es un rompe vueltas. Defendido por 4 inmensos bunker, ten encuentras con las temidas “uñas de gato”. Si fallas el Green, encomienda tu alma.

Y para finalizar el H. 18. De tee a Green 404 metros. Si das un buen driver, no la cierres mucho, un bunker se las come, si la abres te encuentras con mil problemas. Pega una buena madera 3 y reza si aún te quedan fuerzas, porqué si la bandera está al fondo, puedes encontrarte con un putt de 40 metros. Y como no, también se defiende con tres bunker.

Como podrán observar, el jugador que juegue El Saler, tendrá que dominar todos los palos de la bolsa, sino quiere encontrarse los mil problemas que encuentras en este campo, que sin duda pasa por ser uno de los mejores del mundo.

Pedro G. Mocholí

1 Comentario para “El Saler, un campo que no te cansas de jugar”

  1. […] sorpresas. El coche en el parking y uno de los mejores campos de golf de España a tres pasos. Recuerden este punto cuando -además del champagne- guarden en el maletero los palos […]

  2. https://delicious.com/traviscroy15 dice:

    Nice post. I learn something new and challenging on blogs I stumbleupon everyday.
    It will always be exciting to read through
    articles from other writers and use a little something from other web sites.

Dejar un comentario

Mensaje