Rías Baíxas; una costa por descubrir

| Gastronomía & Vinos |

Pin It

Muchas veces me pregunto porqué enfocamos nuestras vacaciones fuera de nuestro país, cuando la mayoría de españoles no conocen bien su país, ni sus costumbres, y por supuesto su gastronomía.

Entiendo y respeto que a la gente le seduzca cruzar el charco y poner rumbo a los Resort de las costas atlánticas o caribeñas de México o Cuba. Una foto rodeado de palmeras o de cocoteros pone mucho, y sobre todo da una inmensa envidia a las vecinas de escaleras.

Yo llevo años enfocando mis vacaciones en España, principalmente porqué esconde rincones difícil de encontrar en otros lugares. Y si a ello añadimos la inmensa gastronomía regional y de producto que encontramos en nuestra geografía, porqué sacrificar nuestra vacaciones hacia rumbos desconocidos e inciertos, y no hacerlo en nuestras tierras.

Galicia ha sido los últimos años mi destino preferido. El año pasado fue el interior de Orense mi interesante destino, y este año han sido las Rías Baíxas mi destino principal y único.

Por motivos laborales conozco bien Galicia, sus comunicaciones, sus carreteras, sus ciudades y por supuesto su gastronomía. Pero me faltaba conocer esa parte de la costa pontevedresa que se ha convertido por méritos propios en una de las mejores comarcas por sus playas, por su gastronomía y sus productos.

 

Con mi querido Mini amarillo puse rumbo, si que es verdad que desde Valencia hay un tirón, pero un pequeño madrugón no incordia a nadie.

Así que a las 7 de la mañana salí de Valencia, llegando a Madrid pasadas las 10 de la mañana. A las 13 horas me desviaba en Benavente (Zamora), y ponía rumbo hacía la provincia de Orense y de ahí un último esfuerzo hacía Novavila, un hotel con encanto en la localidad de Meis (Pontevedra).

Novavila, es como he dicho un hotel con encanto, aunque yo lo he definido como un lugar encantador donde las 6 habitaciones que ofrece, son un reducto de la exquisitez, del buen gusto y la decoración más delicada.

Una vez alojado en Novavila (www.novavilariasbaixas.com) y recomendado por su propietario José Luis Vilanova he recorrido una buena parte de este pedazo tan impecable de Galicia, eso sí, fijándome mucho en su gastronomía.

Sin lugar a duda, en estos momentos no creo que exista un local como D´Berto (Adva. Teniente Rodríguez 84. Tel. 986 733 447. O´Grove. Pontevedra). D´Berto se ha convertido por derecho propio en el nuevo Manolo “Chocolate”, un restaurante de Villagarcía de Arosa que reinó en Galicia en los años 70, 80 y un poco de los 90.

Berto, su propietario junto con su hermana Carmen, se preocupa de ofrecer a sus clientes los mejores productos de las costas que le rodean. Por sus vitrinas o por su peceras encuentras lo inimaginable, géneros que difícilmente se encuentran en otros restaurantes.

Langostas, berberechos, almejas, ostras, nécoras, bogavantes, navajas. Meros, rodaballo, palometas, lenguados o lubinas los encuentras con una naturalidad increíble. Para Berto ofrecer estos productos, es para otros locales ofrecer un plato de cacahuetes.

Las elaboraciones son sencillas, naturales y deliciosas, porqué semejantes materias primas como mejor se expresan, es que apenes se les trate. Cocidas, plancha o a la brasa son la norma habitual de presentar de manera consciente los géneros en esta casa.

Su bodega también es portentosa. Buena oferta de vinos gallegos y correcta las etiquetas que encuentras de champagne. La oferta de vinos tintos también es resaltable.

Un establecimiento de culto que, si estamos cerca, no puedes dejar de visitar.

La localidad de Cambados está repleta de pequeños locales, todos ellos muy caseros que nos ofrecen sus sencillas propuestas.

Me encantó descubrir Casa Pintos (Puerto de Santo Tomé. Telf. 986 54 24 35. Cambados, Pontevedra), un modesto establecimiento donde la especialidad son las ostras y las zamburiñas al horno. El vino que nos ofrece es de cosecha propia.

Otro local informal y destacable lo encontramos en Ribadumia y se llama Restaurante El Tropezón (Puente- Castrelo. Telf. 986 54 24 09. Sisán-Ribadumia. Pontevedra.)

La especialidad en este local es la merluza a la gallega. Por supuesto tienen otros productos. Pero su merluza es de los mejor que he probado.

Otro de los locales que me ha sorprendido ha sido Corinto, un local franco que encontramos en la carretera de Pontevedra a Santiago (Touceda, 27. Telf. 984870345. Alba, Pontevedra).

La especialidad es el salpicón de bogavante, sin lugar a duda el mejor salpicón de qué he disfrutado por su contundencia y calidad. Donde el bogavante se disfruta con sinceridad y generosidad. Otra de las especialidades son su surtido de empanadas. También hay que destacar su vino de la casa, un cosecha propia que proviene de la comarca del Rosal.

Otro establecimiento que me encantó; este más informal fue un merendero-restaurante que se llama D´Pepe, se encuentra en la Ctra- San Vicente- l Lanzada, 97-B- En San Vicente de Mar en O´Grove. Su especialidad son las sardinas a la brasa. Aunque también ofrecen un Xurel (jurel) muy conseguido. El local es informal, pero muy entrañable.

Por último un local que me gusto mucho por su naturalidad fue Tío Benito, en Ribadumia. En este establecimiento posee muchas especialidades, pero la que más destaco son sus callos con garbanzos. Aunque si somos sinceros, solo utilizan la pata de ternera para ofrecernos un plato digno de los que amamos la casquería.

Junto a estos locales también podemos disfrutar de los vinos que nos ofrecen las bodegas de Rías Baíxas, para mi la mejor D.O. española a la hora de ofrecer vinos blancos junto a la D.O. Jerez y Sanlúcar.

De este viaje destaco los vinos de Pedralonga, Pazo de Señorans, Martín Codax, Bouza do Rei, Zárate, Santiago Ruiz y lagar de Cervera.

Una comarca que da mucho de si, no solo para una vacaciones, sino para disfrutar de ella, una larga temporada.

Pedro G. Mocholí

Ningún comentario aún.

Dejar un comentario

Mensaje