Recorriendo las Rias Baixas (I)

| Gastronomía & Vinos |

Pin It

A pesar de la distancia que separa Valencia de las Rías Baíxas gallegas, el viaje se puede realizar plácidamente en coche. Si que puede asustar en un principio la distancia, cerca de 1000 km, pero tomados con paciencia y sin prisas, el viaje puede costarte unas 10 horas realizando varias paradas recuperadoras. En mi último viaje fueron 9 horas lo que tardé, si que es verdad que solo realicé dos paradas para repostar gasolina (emulando a los corredores de la F1), y estirar las piernas. A las 7´30 de la tarde llegaba a Novavila (www.novavilariasbaixas.com), el lugar donde iba a pasar los próximo 30 días.

Novavila no es un hotel al uso convencional que podemos conocer. Se encuentra en la localidad pontevedresa de Meis, y sus 6 habitaciones son cúmulo de comodidades y de exquisiteces. Cada habitación esta decorada con un estilo diferente, pero respetando de manera minuciosa los más elementales mandamientos sobre el buen gusto y la decoración.

Loxe Mareiro (jurel).

Loxe Mareiro (jurel).

Las habitaciones no van numeradas, sino que llevan nombre de variedades de uva típicas gallegas, no olvidemos que el hotel tiene una bodega donde se elaboran unos 6.ooo de albariño, ofreciéndonos también, ciertos contenido enoturistas. Nada más llegar ya me estaban esperando mis anfitriones, Vero & José Luis. Pacientemente, fui descargando el coche de todas las vituallas. También me estaba esperando Ciriaco, el coctelero Michelín que la noche siguiente nos deleitaría con sus cócteles. Junto a él, su amigo Ramón Parrilla.

Nada más llegar, J. Luis, ya nos había preparado una sorpresa, la cena en Luxo Mareiro. Este local es propiedad de Iago y Marcos, propietarios de Abastos 2.0 y hace unos días abrieron este nuevo local en el puerto de Carril, a escasos metros de donde las mujeres hacen acopio del producto más típico de esta localidad; la almeja. Las propuestas que nos ofrecen en Loxe se basan en un informalidad muy premeditada, donde la calidad del producto o la perfeccionada técnica de los platos se entremezclan con platos y vasos de Duralex, o el servicio desde la ventana de la cocina.

En pocos locales se cuida, como se cuida aquí el servicio del tiraje de una caña. La marca es Estrella de Galicia, y la parte de la espuma es cremosa, cremosa. Si a ello añadimos el fino tallo de cristal del vaso, nos encontramos con una cerveza tirada a la perfección. Esta anarquía (como he dicho premeditada), obedece a la juventud del equipo que han formado Iago y Marcos, y aunque al frente de la cocina encontramos a un curtido, bien formado, e ilusionado Iván Domínguez, el resto del equipo rezuma juventud y ansia.

La carne de El Combatiente.

La carne de El Combatiente.

La primera andanada desde la cocina nos sueltan viene marcada por la riqueza y frescura de los bivalvos que nos ofrecen, y que se toman sentados en la terraza del local. Una terraza donde se disfruta de la brisa del mar y que por la noche se ve como va subiendo poco a poco la marea. Después de la primera andanada que viene en forma de almejas y de ostras, ponemos rumbo al comedor. Yo les recomiendo la mesa de la cocina. Una mesa que se encuentra a escasos metros del equipo de cocina, una cuestión que permite observar el trabajo que realiza Iván Hugo y el resto del equipo.

Los pescados son parte esencial y básica en la oferta de Loxe Mareiro. En sus platos, encontrados que el pescado es el ingrediente fundamental y por supuesto más notable. Elaboraciones sencillas o tradicionales como el jurel escabechado, el cabracho en témpura o las almejas con mézclum. No faltan los tipismos de la gallega elaborados a la plancha como las navajas, o los berberechos al vapor.

En la cocina o en los platos que nos ofrece Iván destellan clásicos como salpicón de rape o la merluza gallega, presentada a modo de sushi; una cortada de merluza se deposita sobre una patata chafada y se adereza con típica ajada. Pero uno de los platos que más me sorprendió fueron los tomates de pera rellenos de roquefort.

Matías Cantorna es un conocedor como pocos de los vinos gallegos, y en sus manos y conocimientos hay que ponerse para disfrutar de la comida en una perfecta armonía. Loxe Mareiro es un local actual, pero con una impronta típica del sentir gallego.

Loxe Mareiro, Aduana 56. Telf. 986510667. Carril.

La anécdota sucedió momentos antes de entrar en el restaurante, José Luis Vilanova vio a un señor pacientemente sentado en la terraza de un bar. “No lo conoces”? me preguntó. “No”, contesté; “Manolo “Chocolate”.

Iván Rodríguez de Loxe Mareiro.

Iván Rodríguez de Loxe Mareiro.

Manolo Cores como realmente se llama el señor, tuvo en la década de los años 60, 70, 80 y mediados de los 90 el mejor restaurante de producto que existía, no solo en Galicia, sino en España. Se encontraba en Villagarcía de Arosa, y se llamaba “Chocolate”. Pero lo realmente anecdótico es que cuando me acerqué a saludarlo le recordé que mi padre que eran un gran cliente suyo, “mi padre era Palau”. Y él me dijo, “Su padre era de Valencia, y me gustaban mucho las nécoras y las centollas”, recordaba a mi padre casi 30 años después de su última visita.

La cocina que encuentras en Galicia es variada, y se basa en productos tan humildes como la patata, el huevo o el cerdo, convive con los excepcionales mariscos que encuentras en sus rías.

La siguiente visita significativa la realizamos a la Illa de Aurosa, A Meca. Un local humilde en pleno puerto de la isla y que basa sus platos entre los productos y la cocina marinera.

Sentados “con cierta incomodidad” en unos taburetes y con barril como mesa de apoyo, aparecen los primeros camarones en una bandeja. Bien cocidos, y de un tamaño ciertamente relevante es la primera tapa que nos sirven. Seguimos con un salpicón de mariscos y unos pimientos de Padrón; notables ambos platos. Pero el plato rey y la especialidad de la casa es “el pulpo Illa”. Es un pulpo a feira, pero cocido con una perfección que hacía tiempo que no encontraba, y acompañado de una ajada dulce y acertada de punto de sal, de pimentón y sobre todo de textura; sin duda, la mejor ajada que he probado en mi vida. La patata se cuece en el propio caldo en el que se cuece el pulpo, y se sirve en la bandeja, aportando un color entre rojizo y grisáceo, pero de un imponente sabor marinero.

A Meca, Pº de Cantiño, 12. Telf. 986551551. Illa d´Aurosa.

Lo bueno de estar alojado en pleno corazón de las Rías Baíxas es que a pocos kilómetros de mi alojamiento confluyen un buen número de restaurantes y establecimientos de todos los precios, y de variadas oferta.

A Casa Che es uno de esos locales que solo te puede llevar y descubrir, alguien muy conocedor de la zona.
La oferta es muy básica, y a ella hay que ceñirse. Tortilla de patata y carne a la brasa.

La tortilla de patata la ofrecen para tres pax o para 5 pax. Pero pídanla ustedes, porqué sino, les dirán que solo hay un tamaño, el de 5 pax.

La ofrecen con cebolla o sin ella; a su gusto. Pero les reconozco que se van a encontrar con una gran tortilla de patata, por ella, ya merece la pena acudir a Casa bar Che. La patata bien cocida, casi confitada y acompañada por un huevo de caserío que aporta un yema de una increíble densidad, y que aporta un sabor a la tortilla potente y profundo.

Antes de la chuleta, nos entretenemos con un aceptable chorizo criollo y con unos mejorables pimientos de Padrón. La chuleta que nos llega sobrepasa el kilo y medio, y reconozco que es excelente. Bien asada y de gusto mineral. Para que no se enfríe, suelen poner un plato refractario que nos ayuda a mantenerla cálida y darle algunas vueltas para que las partes más crudas se terminen de hacer.

Buenos postres caseros. Tarta de queso, arroz con leche o buenos flanes. Vinos caseros: albariño en blancos o un tinto Barrantes son los vinos que puedes acompañar a la comida.

Casa bar Che, C/ Xesteiriña, 21. Telf. 986723404. Sanxenxo (Pontevedra)

Pedro G. Mocholí

1 Comentario para “Recorriendo las Rias Baixas (I)”

  1. Antonio José cancela sanchez dice:

    Coincido con tu descripción de la cocina de iban pues es uno de los mejores cocineros de Galicia me sorprende que digas que el Che tiene buenos postres. Saludos

Dejar un comentario

Mensaje