El placer de comer en Barbados sin salir de Valencia

| Restaurantes |

Pin It
Paco y Maite, las dos almas de Barbados.

Paco y Maite, las dos almas de Barbados.

Maite Garrigós y su marido Paco siguen siendo fieles a su barrio y, antes de pensar en mudarse al centro buscando una clientela más turística, han querido reformar su establecimiento, dotándolo de un mayor y mejor equipamiento en todos los sentidos. Barbados es una marisquería a la antigua usanza que ha modernizado su imagen pero manteniendo su esencia: la calidad del producto.

La clientela de Barbados es fiel a la casa y no le importa desplazarse porque son consciente de la excelente relación calidad-precio que existe. Un concepto, que en esta casa se ha mantenido desde que se abrieron sus puertas. Además, la buena conexión que hay con los pueblos de l’Horta Sur hace que muchos clientes provengan de estas localidades, conocedores del buen producto que Paco trabaja en su cocina.

Paco y Maite ha sido fieles a un estilo, a un concepto, y no se han apartado de él. Nunca cayeron en el error de acomodarse a un menú que les hubiera relegado a un espacio donde no hubieran sabido moverse y que ahora, sin duda, les pasaría factura. Han sido honestos y han mantenido su divisa, en la que prima y se valora que la calidad de lo que se ofrece es lo primero. Manteniendo claro este concepto y manteniendo firme esta apuesta por la excelencia del género, Barbados ha seguido manteniendo su prestigio. No solo entre sus fieles clientes, sino entre los muchos que acuden conscientes de que el trato que reciben y de que la cocina de la que van a disfrutar se encuentra entre las sobresalientes de la ciudad.

Paco domina con acierto las distintas técnicas de cocina, como la que da a los productos hervidos o elaborados a la plancha. En la nueva imagen de Barbados, la barra gana en presencia y, con las mesas altas con sus taburetes, el cliente se encuentra con un espacio agradable donde puede disfrutar de un buen aperitivo, con su servicio de vinos a copas incluido. La reforma del establecimiento ha llevado un nuevo color al local, un azul cielo y tranquilo que trasmite al cliente un gran sosiego y una mayor insonorización.

Berberechos al vapor.

Berberechos al vapor.

Gamba de Dénia.

Gamba de Dénia.

En esta casa se apuesta por el producto. Y qué mejor que empezar con una bandeja surtida con quisquillas, langostinos de la Manga del Mar Menor, gamba roja, percebes y una correcta nécora gallega. Si se desea, las ostras de nuestro puerto se encuentran entre las propuestas, pero dan la opción de llenarnos la boca de sabor a mar con ostras gallegas. Ahora que está en su mejor momento no podemos fallar en el tartar de tomate con anchoas y boquerones. Delicados puntos salinos, dulces, melosos y carnosos de la propia verdura. Estos primeros platos los acompañamos de uno de mis blancos preferidos, que no es otro que el que hace mi buena amiga Marisol Bueno en sus bodegas de Pazo de Señorans. Vino armonioso, con buena fruta y una delicados matices cítricos que acompañan con acierto estos primeros platos que Paco nos ha sacado.

Ensalada de tomate.

Ensalada de tomate.

Seguimos con unas sepietas de la playa a la plancha con su tinta que superan grandes sensaciones, al igual que las zamburiñas a la plancha. Producto, producto y sencillez; honestidad y buen gusto. Esa es la cocina que nos ofrece Paco y Maite todos los días. Su all i pebre es de nota. También lo son sus arroces, por lo que en esta ocasión nos decantamos por el arroz a banda que nos propone. Un arroz suelto, sabroso, con un justo punto de aceite que prolonga su sabor marino y nos hace disfrutar. Lo acompañamos con otro vino de Marisol, su Pazo de Señorans Selección de Añada (ya lo he dicho en muchos foros, es uno de los mejores vinos blancos españoles que podemos encontrar), un vino que se elabora solo con uva seleccionada de la variedad albariño. Ha pasado 30 meses en depósitos de acero inoxidable, trasmitiéndole una gran personalidad. Una magnífica paleta de sensaciones, tanto en nariz como en boca, a la que hay que unir su prolongado paso por el paladar.

Para acompañar a la tarta de manzana con hojaldre, una pequeña copa de orujo blanco también de esta bodega. No nos olvidemos que la de Marisol es una de las pocas bodegas que hace los orujos en su propios alquitaras.

Hay que aplaudir a Paco y a Maite por seguir apostando por este camino, el de la calidad, la sinceridad y la honestidad. Estoy convencido de que esta apuesta que han mantenido desde que abrieron les ha facilitado el prestigio que poseen y que, sin duda, se va a mantener muchos más años. Felicidades.

Barbados. Calle Los Pedrones, acc.2. Valencia. Telf. 963 778 985.

Pedro G. Mocholí

Ningún comentario aún.

Dejar un comentario

Mensaje