La Ponderosa, una barra interminable de felicidad

| Restaurantes |

Pin It
Ángel Millán, responsable de La Ponderosa.

Ángel Millán, responsable de La Ponderosa.

Tomates raff de Almería.

Tomates raff de Almería.

Llama la atención que en una ciudad como Cuenca la oferta gastronómica más destacable pase por la sabiduría de la familia Millán. La Ponderosa es, sin lugar a dudas, la referencia gastronómica de la ciudad desde todos los puntos de vista, pues reúne bajo sus propuestas, calidad, producto, atención y sobre todo cariño. Los hermanos Millán, Rafa y Ángel, eran los responsables, pero hace unos años Rafa nos dejó y desde entonces la imagen y la dirección de La Ponderosa pasa las manos y el conocimiento de Ángel.

Lo primero con lo que te recibe Ángel es con un cerveza bien tirada, de una espuma espesa que te deja un ligero bigote que rebosa felicidad. El primer plato son las patatas con ‘all i oli’, un sucedáneo de patatas bravas tradicionales, que acompañan con gusto a la ‘rubia’.

Continuamos con un impecables tomates raff de Almería que rebosan jugosidad y un apetente punto de salinidad. Ángel los adereza con aceite y flor de sal. No podemos perdonar las mollejas de cordero lechal. Las preparan a la plancha y les otorgan una textura que recuerda a los sesos de cordero, gracias a la sedosidad que les otorga el paso por la plancha.

Mollejas de cordero lechal.

Mollejas de cordero lechal.

Oreja a la plancha.

Oreja a la plancha.

En pleno centro de la ciudad, a escasos metros de la Diputación encontramos una oferta que se basa en una barra que trasmite una eterna felicidad. La oferta es sencilla y se basa en la calidad y en la nobleza de unas materias primas, de un género o de unos productos inimaginables de esencia y prestigio. Unas propuestas cargadas de notabilidad, sinceridad y, sobre todo, de sabor.

Un pequeño alto para recibir con aplausos a las anchoas rebozadas, con un punto de fritura soberbio, limpio, etéreo. Damos un salto en el sabor y la oreja de cerdo a la plancha es el siguiente plato. De sabor profundo y textura melosa, es un bocado divino para aquellos (cómo yo) que les guste los bocados crujientes y sorprendentes.

Por desgracia, la empresa La Ponderosa que elaboraba magníficos productos típicos manchegos cerró hace unos años y nos hemos perdido uno de los bocados y majares más exclusivos que existían: su perdiz escabechada. Así que cambiamos la perdiz por sus chuletitas de cordero a la plancha. Como ‘castigo’ le pido que me ponga uno de esos riñones, que son un bocado celestial. Sobre las perdices, me comentó que cuando vuelva la caza las volverá a elaborar a la manera tradicional, como cuando abrieron su hermano y él La Ponderosa.

Al ir solo no pude pedir muchas de las cosas que ofrecen: sus torreznos, su embutido de orza, sus huevos fritos, sus boletus… Así que me tocará volver pronto y disfrutar de la magnífica barra de La Ponderosa, que por fortuna, sigue abierta… Y años que lo siga estando.

Pedro G. Mocholí

Ningún comentario aún.

Dejar un comentario

Mensaje