Condega Titán

| Rincón Epicúreo |

Pin It

condega titan

En mi juventud no caí en el vicio del cigarrillo. Nunca vi en el fumar una forma de realizarme. Fumar de manera compulsiva sin apenas saborear el sabor que pudiera tener un pitillo no me atraía lo más mínimo. Sin embargo, me seducía ver a los señores que yo podría decir ‘mayores’ disfrutar de aquellos cigarros que saboreaban y disfrutaban hasta la extenuación, hasta el final, hasta la última bocanada. Y esa pasión fue haciendo mella en mí a partir de haber cumplido la veintena. Pero lo hice sin demasiado énfasis. No encontraba un cigarro que me impresionara lo suficiente para volcarme en él y disfrutar con naturalidad de tan excitante placer.

Poco a poco fui conociendo cigarros que me fueron seduciendo. La mayoría de ellos, cubanos. Por ello, cuando hace algo más de un año probé por primera vez el Condega Titán me sentí identificado, descubriendo que aquel era el cigarro que estaba buscando desde que me inicié en los placeres epicúreos.

La colección completa de la serie Titán es ideal en su totalidad, pues sus diferentes cepos y vitolas son lo suficientemente variadas para contentar a todos los gustos. Al gustarme los cigarros de cepo grueso y largo, desde el primer momento mi elegido fue el Titán. Ello no es óbice para que, dependiendo del ánimo que me encuentre y del tiempo del que disponga, pueda elegir entre las otras vitolas que tiene.

Este cigarro necesita una fumada tranquila, una buena y soleada terraza acompañada de una ligera brisa y de una buena copa de ron Zacapa.

Me gusta su fumada porque empieza muy suave, con un tiro muy fluido, casi va solo, no hace falta prestarle mucha atención. ¡Ah!, pero cuando has pasado el primer cuarto del cigarro poco a poco se va intensificando encontrando matices minerales y especiados que sin duda animan a fumar con mayor sensibilidad y cuidado, intensificando la fumada, obteniendo una nube de humo azul muy romántico y aromático. Al último cuarto hay que prestarle una más atención, encontrando una mayor intensidad mineral y especiada, pero dentro de un equilibrio muy aromático, una sensación que se agradece, por qué en el Condega Titán, encontramos en todo momento grandes aromas, prueba de que el añejamiento de sus hojas, y la posterior ligada se ha hecho de manera consciente y meditada. Ambas cuestiones inciden en su fumada que es directa y deliciosa en todo momento.

Pedro G. Mocholí

Ningún comentario aún.

Dejar un comentario

Mensaje